El Cid

De los sos ojos tan fuertemientre llorando, 

tornava la cabeça e estávalos catando.

 

 

Vio puertas abiertas e uços sin cañados,

alcándaras vazías, sin pielles e sin mantos,

e sin falcones e sin adtores mudados. (3)